Todos iguales,
todos diferentes.
Inicio apartadoPrincipal

Inicio apartado Integración
Inicio de subapartadoEscolar.
Inicio de subapartadoSocial.

Inicio de subapartadoTurismo.
Inicio de subapartadoDeportes.
Inicio de subapartadoMujer.
Inicio de subapartadoAfectividad y Sexualidad.
Inicio de subapartadoBarreras Arquitectónicas

Inicio de subapartadoLaboral

Inicio apartado Personalidades con discapacidad.

Inicio apartado Recortes de Prensa

Inicio apartado Fotografías de las entrevistas realizadas.

Inicio apartado Cartagena en la actualidad.

Inicio apartado ¿Qué podemos hacer?

Inicio apartado Autores







Integración Social.

Mujer y discapacidad.

En nuestra sociedad, al igual que en el resto de las sociedades europeas, es uno de los fenómenos que mayores cambios necesitan, la igualdad entre mujeres y hombres. Últimamente, la mayor incorporación de la mujer al mercado laboral, con la independencia económica que ello supone, ésta sufriendo importantes cambios. No obstante, la desigualdad entre mujeres y hombres sigue latente.

Los datos sobre empleo y desempleo, corresponsabilidad en las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, nos demuestran que la igualdad de derecho no ha traído la igualdad de hecho. Se continúan generando pautas de comportamiento, roles y sistemas de valores de mujeres y hombres, que impiden la igualdad de oportunidades y el pleno desarrollo de la persona, independientemente de su sexo.

Es necesario estimular la corresponsabilidad entre mujeres y hombres, en las actividades del hogar, haciendo posible que ambos compartan las mismas funciones y responsabilidades.

Hablar de mujeres con discapacidad es hablar de una doble discriminación, que viene determinada por su condición de persona con discapacidad y por su género.

Los roles tradicionales de madre y esposa han relegado a la mujer a construir su subjetividad sobre estos patrones. Estos estereotipos han supuesto un obstáculo aún mayor para las mujeres con discapacidad a la hora de identificarse incluso como madres y esposas.

Las mujeres con discapacidad física pueden y deben participar en la sociedad. Pueden y deben ser mujeres plenas, trabajadoras y preparadas para vivir en pareja y para la maternidad. Esto solo va a ser posible, si se reconocen, poniendo en practica, los derechos de las mujeres. Si entre todos creamos una sociedad plural.

El articulo 14 de nuestra Constitución, una de las mas avanzadas de Europa, prohíbe cualquier tipo de discriminación, y su articulo 9, consagra la acción positiva como un instrumento para la consecución del principio de igualdad de trato encomendado a las Administraciones Públicas, la puesta en marcha de mecanismos para que pueda ser real y efectiva.

" Los españoles son iguales ante la ley, sin que puedan prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social" (Articulo 14 Constitución Española)

" Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integran sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social" (Articulo 9 Constitución Española)

La Ley 13/1982 de integración Social del Minusválido, así como la Cláusula de no discriminación de la Unión Europea y las Normas Uniformes sobre la Igualdad de las personas con Discapacidad, aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidad, que nuestro país ha suscrito, también apuntan en este sentido.

Muchas personas, quieren o necesitan pensar que, esta discriminación es algo anterior a la época actual, cuestión que no se acerca a la realidad, pues esta es más sobrecogedora al sumarse a la discriminación que por el hecho de ser mujer, sufren muchas mujeres, la derivada de su discapacidad, de la que también participan los hombres.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en España, de un total de 1.376.210 personas con discapacidad, 677.134 son mujeres, lo que supone el 49% de las personas con discapacidad.

Personas con discapacidad en España. Hombres 51%-Mujeres 49%.

La situación de la mujer ante el hecho educativo también se ve reflejada en estos datos:

-         El 36% de las mujeres con discapacidad no tienen estudios
-         El 32% de los hombres con discapacidad no tienen estudios

Esto supone unas 50.000 mujeres más que hombres sin estudios.

Discapacitados físicos sin estudios: hombres 32% - mujeres 36%

 La LOGSE  ( Ley Orgánica General del Sistema Educativo) va unificando estas diferencias e incrementa en número de mujeres que se incorporan al sistema educativo.

 Según datos proporcionados por el INEM sobre contratos realizados a personas con discapacidad, durante el primer cuatrimestre del pasado año, de un total de 533 contratos realizados a personas con discapacidad en nuestra Comunidad Autónoma, 133 para mujeres y 402 han sido para varones. Es decir  un 25% y 75%  respectivamente.

 Contratos realizados: Hombres: 75% - Mujeres: 25%

 A nivel estatal solo un 39% de las personas discapacitadas que demandan empleo son mujeres.

  

A nivel estatal solo un 39% de las personas discapacitadas que demandan empleo son mujeres.

La discapacidad no puede ni debe ser un obstáculo para que las mujeres tengan una vida de calidad.

Una condición sine qua non para alcanzar la igualdad de oportunidades es una buena formación. Las mujeres y niñas deben disfrutar de pleno acceso a la educación y a la formación a lo largo de toda su vida. Las instalaciones educativas deben ser accesibles físicamente y contar con materiales alternativos.

El empleo forma parte del proceso de independencia económica, autoestima y reconocimiento social y las mujeres con discapacidad tienen derecho a ello.

 El hecho de ser mujer y discapacitada te enfrenta a una serie de estereotipos, prejuicios y contravalores:

-         Un modelo físico determinado de mujer
-         El papel de la mujer en la familia: cuidado de los hijos y trabajos domésticos.
-         El hecho de no ser consideradas mujeres con sexo por el hecho de ser disminuidas.
-         El derecho a ser madre.

La discapacidad de la mujer no debe ser un obstáculo para que las mujeres tengan una vida de calidad rica en experiencias personales.

Se deben superar las barreras mentales.

Una mujer que se le levanta muy temprano, que realiza todas las actividades de la vida diaria con autosuficiencia, que atiende su casa y cuida de sus hijos (en el caso de que los tenga), que en su entorno de trabajo hace las mismas horas laborables que cualquier compañero, y que para ser considerada como una trabajadora de rendimiento normal ha de ser casi perfecta, a pesar de que los otros también se equivocan, jamás y bajo ningún concepto debería ser infravalorada. Y ese es el caso de la mayoría de las mujeres  con discapacidad incorporadas al mundo laboral, tras una fuerte lucha.

Índice de Proyectos

Volver a inicio

Escudo de la Región de Murcia
C. P. Antonio Ramos Carratalá
La Asomada. Cartagena (Murcia)
 Telf.: 968 50 21 03
cpasomada@telefonica.net