Ir p᧩na principalVerde, que te quiero verde


20.02.2008
MARIANA CORES El Diario Montañés


Un total de 1.700 niños de Infantil, aprenden, a través de talleres, la importancia de cuidar el agua y la biodiversidad

Un momento del taller
Un grupo de alumnos de segundo de Infantil del Colegio Cisneros. / ROBERTO RUIZ

Ayer fueron gotas de agua, pero pronto se convertirán en mariposas, previa experiencia de ser orugas, o en semillas para luego florecer. Los niños de Infantil, de entre dos y cinco años, de Santander están experimentando con sus propios cuerpos qué es forma parte de la naturaleza y la importancia de respetarla y cuidarla.

Se trata de los talleres 'Verde, que te quiero verde', organizados por la Concejalía de Medio Ambiente, basados en el juego y la diversión, cuyos protagonistas son el agua y la biodiversidad. Se pusieron en marcha el pasado día 18 y ya hay inscritos unos 15 colegios y 1.700 niños. Esta actividad se enmarca en el Proyecto de Educación Ambiental y su desarrollo se reparte entre el Centro Ambiental 'Los Viveros' y los propios centros escolares, un día en cada lugar.

Colegio Cisneros

Ayer fue el turno del colegio Cisneros. Diecinueve niños de cuatro años no perdieron ni un segundo de atención a lo que les contaban las dos monitoras que les descubrían todos los secretos del agua.

Una de ellas, Raquel Ruiz, en prácticas como técnica en Educación Infantil, señaló que los pequeños «están muy receptivos, porque se les enseña jugando». Uno de los objetivos es que «comprendan que el agua sirve para más cosas que para beber y lavarse».

Los niños comprobaron por sí mismos lo que ocurre cuando un vaso de agua se llena con azúcar o cómo flotan los diversos cuerpos, dependiendo de su peso, en el agua.

La psicomotricidad también juega un papel importante, sobre todo en el taller de biodiversidad. Para convertirse en mariposas, les meten en unas camisetas, como si fueron unas orugas a punto de cambiar de forma. Con los brazos despliegan las alas y reconocen todo lo que tienen a su alrededor, como si de verdad fueran mariposas.

Para descubrirles el mundo de la biodiversidad, juegan con sonidos que reproducen a determinados animales, se les muestran huellas que luego tienen que identificar...

La importancia del agua para la vida; el ahorro del agua; los diferentes usos del agua; la necesidad de proteger las fuentes de agua y no contaminarlas; y la importancia del agua para la salud y la higiene son los puntos esenciales sobre los que trabajan las monitoras.

En cuanto a la biodiversidad, se les habla de la importancia de la existencia de distintos seres vivos; de la sensibilización y el respeto por la conservación del medio; y de la relación del ser humano con su entorno.

Los colegios que ya están inscritos son el Quinta Porrúa, La Salle, Los Viveros, Cisneros, María Sanz de Sautuola, Purísima, Agustinos, Verdemar, María Reina Inmaculada, Antonio Mendoza, Jesús Cancio, Niño Jesús, San José y Obra San Martín, entre otros.