Atrás

 "Los Bolos en la literatura montañesa y en las artes plásticas" es el título del libro publicado en 1979 por la Federación Cántabra de Bolos, entonces presidida por Juan Alvarez, y del que son autores Ignacio Aguilera y Joaquín Oria. Buena muestra de lo que tantos y tantos autores han escrito de bolos son los siguientes ejemplos sacados del citado libro: (oda a los bolos[G.Diego], El símbolo de la bolera [Pick], El jugador de bolos [J. Salvador], El juego de los bolos [F. Cossío], Dos viñetas [J. Hierro]).

 

Fuente: http://www.atc.unican.es/~rafa/bolos_lite.html
 

ODA A LOS BOLOS

Quiero cantar a los bolos. Que repique
mi verso duro y su rimar machaque
igual que bola en bolo y multiplique
la estaca seca y su furor no aplaque.
Canto la viril mano que se ahueca
y moldea la masa poco a poco.
Vuela ya, oh peregrina, hacia la Meca
sobre la muda exégesis del zoco.
Oh la bola en el cielo, oh la maraca
silenciosa. Que nunca se desnuque.
Duerma aún de de la órbita en la hamaca.
Clava el cenit, Josué, que no caduque.
Pero la ley, si dura, es ley. Su achaque
no perdona -oh dolor- ni a Rey ni a Roque.
Cumpliendo su sentencia de almanaque
rueda la esfera a sepultar su choque.
Bosque de invierno, el pálido tembleque
de los nueve emplazados. Cada chico,
se renueva la tala y el mas jeque,
el emboque meñique no hinca el pico.
¡Potente Zeus! Raya el rayo seco
la cabeza del bolos que destaca
su honor central y el estampido hueco
se propaga en redor como una traca.
Y a la hora de la siega, ni en Tembleque
de Sancho Panza se arma tal retrueque,
tal trigonometría y jeribeque.
Un mástil solo en pie le quedó al buque.
 Oh música aldeana sana y rica
juicio final de Josafat en bloque,
danza macabra de mi patria chica
infierno y gloria del birlibirloque.
Oh tú, Mallavia, el del sublime saque.
Zurdo de Bielva, oh mago del emboque.
Vuestra elegancia príncipe hunde en jaque
a Fidias y a Mirón. Nadie la toque.

Gerardo Diego
en "Mi Santander, mi cuna, mi palabra" . Santander, 1961

Arriba

 

EL SIMBOLO DE LA BOLERA

La bolera es un bosque pequeño.Un bosque de nueve árboles próceres y un arbolito que es el emboque. Aquel que juega es el leñador que deriba troncos, un día y otro, de modo incansable. El hacha es la bola que se mete en la selva y la derriba. Las bolas, como el hacha, necesitan ser esgrimidas con vigor y habilidad. El novato o el torpe derribarán pocos árboles en el bosque y pocos bolos en la bolera. El armador es la Naturaleza que repara constantemente los daños causados por los hombres. Gracias a él, el bosque de nueve árboles y un arbolito torna a surgir y a florecer apenas una bola da con él en tierra.

José del Río Sainz "Pick"
en el diario "La Voz de Cantabria", 1 de Agosto de 1929

  Arriba

 

EL JUGADOR DE BOLOS

El discóbolo griego redivivo

fija en el tiro la mciza planta,

tiende el brazo hacia atrás y se agiganta

de la esbelta parábola cautivo.

La bola, en arco trémulo y altivo,

al bolo da, su vertical quebranta,

y parte hacia el tablón con fuerza tanta

que es, más que un estacazo, un explosivo.

Y tiembla el corro, de emoción deshecho,

y desde el trio al birle no hay un pecho

que no sienta su ritmo acelerado.

¿Quién convirtió en tan viril jugada

la aldeana bolera en olimpiada?

Es el "Zurdo de Bielva", que ha embocado.

 Jesús Salvador Cancio Corona
en "Bronces de mi costa". Madrid, 1956

  Arriba

 

  EL JUEGO DE BOLOS

 El juego de Bolos, en la Montaña, es un juego rústico, que no ha alcanzado el rango aristocrático de otros juegos campesinos, que, del ocio del trabajo, han pasado a ser el ocio del ocio. No podemos, pues, aplicar a él la bárbara palabra de deporte, y bien está la de juego físico, que tiene una relación íntima con la vida natural.

 Una bolera montañesa representa una pausa en el paisaje, una calva en la pradera, un reposo sobre un murete de piedras toscas, en el que se sostiene en un equilibrio inestable el jarro y el vidrio de una vaso. Cuando pasamos en coche pore las carreteras de nuestra región, al divisar un pueblo presentimos una bolera, un lugar completamente llano, sin cuestas, sin roca, sin quebradas, como una defensa que los hombres han robado a la Naturaleza para jugar.

Se han aprovechado los árboles viejos para que den sombra, y que quedan allí cumpliendo una misión utilitaria, desarraigados del bosque; árboles venerables, que su función de hacer agradable aquel lugar los ha librado del hacha que busca la utilidad de la madera. Por esto, quizá, los árboles de la bolera ejercen en estos pueblos, que son íntimamente paisaje, y no recinto urbano, una función práctica.

Francisco de Cossío
en "El Diario Montañés", de 30 de Octubre de 1958

  Arriba

 

DOS VIÑETAS

LOS BOLOS

De pie, sobre la bolera,

ordenados y panzudos.

Troncos de árboles desnudos,

que esperan la primavera.

regimiento de madera,

¿no oís que la bomba estalla?

Sin saliros de la raya,

¿es que aguardáis a que toque

su cornetín el emboque

para entrar en la batalla?

 LA BOLA

La bomba, redonda, baja

de no se qué avión lejano.

¿Fue un avión o fue una mano

quien la ha lanzado a la caja?

Al birlar, la bola raja,

el roble zumba. Resuena

un xilófono. Se llena

la tarde de ojos abiertos.

Un niño que pone a los muertos

nuevamente en pie en la arena.

 José Hierro
en el Campeonato de España 1965

Fuente: http://www.atc.unican.es/~rafa/bolos_lite.html

 

Arriba