Atrás 'Peques', el verano es vuestro


Cantabria ofrece diversas alternativas a los más pequeños durante los meses de más calor

ÁNGEL MARTÍNEZ/SANTANDER

Diario Montañés del 12-07-06


El filósofo francés Jean La Bruyère ya lo dijo a finales del siglo XVII: «Los niños no tienen pasado ni porvenir, y lo que apenas acaece, gozan del presente». Los más pequeños disfrutan en los meses de verano aún más de su tiempo de ocio pero, ¿dónde pueden divertirse y aprender los 'peques' en Cantabria en estos días de calor?

La región proporciona un divertimento distinto en cada esquina: parques infantiles, zoológicos, o paseos en barca, son algunas de las alternativas posibles.

Probablemente los parques de animales son los rincones que más llaman la atención de los niños y niñas de más temprana edad. El Parque de la Naturaleza de Cabárceno se erige como el rey de las visitas de los chiquillos, 750 hectáreas donde cohabitan en semilibertad 47 animales, desde elands, leones marinos y linces, hasta avestruces, elefantes y tigres. Además, los críos pueden aprender a cuidar el medio ambiente en un aula habilitada para ello.

A principios de agosto, los niños que acudan a este parque podrán disfrutar de una serie de actividades dedicadas especialmente a su entretenimiento. 'Pinta-caritas' es una tarea en la que los infantes podrán pintarse el rostro y así disfrazarse de animales durante unos minutos.

Si el 'peque' se ha quedado con ganas de deleitarse con más animales, en el zoo de Santillana del Mar podrá satisfacer igualmente sus ansias de curiosidad por la fauna.

La Magdalena y Mataleñas

Alrededor del Palacio del Rey Alfonso XIII se encuentra uno de los lugares más bonitos y emblemáticos de toda la costa santanderina, el parque público de La Magdalena.

El perímetro cuenta con un zoo y una gran zona de juegos a pie de playa, entre otros lugares de interés. Además, un tren turístico, el popular 'Magdaleno', ofrece paseos por todo el recinto.

La balsa y los tres galeones con los que Vital Alsar atravesó el Atlántico y el Pacífico son otras de las curiosidades a destacar en este rincón. Mayores y pequeños pueden visitar este espacio de 8 de la mañana a 22 horas hasta el mes de septiembre.

Un paseo por El Sardinero con preciosas vistas al mar conduce hasta el parque más grande de Santander y otro de los espacios infantiles de la capital cántabra más visitados en época estival, el parque de Mataleñas. El lugar que, igualmente, cuenta con una gran zona de juegos para el disfrute de los pequeños, promete algunas de las mejores vistas de la ciudad, algo que siempre es de agradecer. En el interior de esta gran zona abierta se encuentra un estanque inmerso en un universo de naturaleza que, sin duda, agradará a los paseantes.

El recinto permanece abierto en verano desde las 9 de la mañana hasta las 21 horas.

De paseo por el mar

El sol permite cada día paseos en barca por la bahía santanderina, sin duda, un buen entretenimiento para los más pequeños. Desde el Muelle Calderón, en el Paseo Pereda, los veraneantes pueden hacer una excursión marítima hasta Somo o Pedreña.

Asimismo, el servicio ofrece una ruta por el mar que invita a pasar un buen rato para conocer Santander desde el agua.

Los Reginas también ofrecen un paseo marítimo-fluvial a la ría de Cubas, donde la naturaleza y la fauna pueden trasladar a los niños a un mundo de ensueño. El servicio posee un moderno catamarán en todas sus expediciones, 'El Regina Décimo', que cuenta con un sistema Panoramic para contemplar el fondo del mar, con todos sus habitantes.

En Liébana, los más osados tienen a su disposición el teleférico de Fuente Dé, que ofrece una divertida ascensión hasta el 'Mirador del cable', situado a 1.850 metros de altura.

El servicio tiene capacidad para 20 pasajeros y promete un viaje de gran belleza durante 3 minutos y 40 segundos. Sin duda, unas vistas inolvidables que no pasarán desapercibidas a los ojos de los chiquillos más valientes.

Momento de aprender

Además de tanto juego, recreo y desahogo, la región también ofrece lugares de gran interés para fomentar el aprendizaje e incrementar la cultura de los más pequeños.

En Santillana del Mar, una de las localidades rurales más visitadas en verano, se encuentra la Cuevuca de la Mitología, una instalación interactiva para mostrar a los niños y niñas personajes mitológicos como el ojáncano, los ventolines, los nuberos o el trastolillo.

En Argüeso se ubican unos centros donde se recrean los modos de vida y costumbres de los antiguos cántabros, el último pueblo íbero conquistado por Roma.

La ciudad de Julióbriga, en Retortillo, tiene méritos para ser un buen escenario donde pasar un día campestre y aprender algo sobre esta ciudad romana creada durante las Guerras Cántabras. Los 'peques' pueden disfrutar también de un paseo por la calzada romana de Bárcena de Pie de Concha.

Para muchos, el lugar veraniego por excelencia es la playa. Un espacio para los baños en el mar, el juego, y por qué no, para las travesuras inocentes. La Primera y La Segunda de El Sardinero, Mataleñas y El Camello poseen la bandera azul de la limpieza, la seguridad y la educación ambiental otorgada por la Fundación para la Educación Ambiental.

El agua de los arenales santanderinos es más tranquila y segura en comparación con las de otras localidades costeras cántabras, algo a tener en cuenta si hay niños en la playa.

En compañía de animales, sobre un columpio o un tobogán, chapoteando en la orilla de una playa, deleitándose con las vistas del cantábrico o con las de alta montaña, o incluso instruyéndose sobre aspectos de la región, los niños, como señalaba La Bruyère, viven el presente sin pensar en el futuro. Quién pudiera...