EXPERIMENTOS CON EL AGUA
 

Enfría el hielo

1. Pon seis cubitos de hielo en un cuenco y mide su temperatura (debe ser de unos 0º C).

2. Echa una cucharadita de sal sobre los cubitos de hielo.

3. Toma otra vez la temperatura y verás... ¡que ha descendido!. El hielo necesita absorber calor para fundirse, pero la sal no se lo proporciona. Por tanto, el hielo tiene que absorber su propio calor y esto hace que su temperatura baje aún más.


Observa las gotitas de agua

Con un mechero de alcohol, calienta el agua hasta que hierva.
Ilumina el vapor con una linterna y podrás ver pequeñas gotitas de agua.
 

El submarinista en la botella

1. Pon plastilina en el agujero de un capuchón de bolígrafo, de manera que quede el aire atrapado en él. Cuando está lleno de aire, flota.

2. Llena completamente una botella de plástico y, con cuidado, pon a flotar el capuchón con la plastilina.

3. Enrosca fuerte el tapón y presiona la botella: el capuchón se sumerge como un buzo. Sin embargo, al soltar la botella, el chapuchón volverá a subir a la superficie.

    Cuando aprietas la botella, la burbuja de aire dentro del capuchón se hace más pequeña y no puede aguantar el peso de la plastilina. Ésta es la razón por la que el capuchón se hunde como un buzo.
 
 

 

 

Gota.gif (241034 bytes)