LEYENDAS

 

Inicio

Revista digital

 


LA  LEYENDA DEL HOMBRE PEZ

Hace muchísimos años en el pueblo cántabro de Liérganes vivía una mujer viuda que tenía cuatro hijos. A uno de ellos le gustaba mucho nadar en el río de su pueblo, el río Miera y también dicen que bajaba hasta el pueblo de Cubas y pasaba la bahía de Santander a nado.

Un día la madre le mandó  a trabajar a Bilbao como carpintero.

Un día el chico se estaba bañando en la ría con sus amigos cuando desapareció

río abajo. Sus amigos no se preocuparon por él porque sabía nadar muy bien.

Pasaron cinco años y no apareció y sus amigos le dieron por ahogado. Entonces un día  unos pescadores  de Cádiz atraparon en sus redes a un hombre raro  con escamas y que nos hablaba nada, pero un día dijo una palabra: Liérganes.

Otro día alguien informó de que existía Liérganes y decidió llevar al hombre pez allí.

Cuando le llevaron fue a una casa y cuando entró allí estaba su madre. Él era el chico que se había perdido río abajo.

Vivió con su madre y sus hermanos hasta que un día sin que nadie lo supiera se fue al mar y nunca más se supo de él ni de su misterio.

 

LA  SIERPE  DE PEÑACASTILLO

La leyenda nos habla de un hombre mitad serpiente y mitad humano que custodiaba un gran tesoro en la cueva de Peñacastillo.

Felipe II el rey más poderoso de Europa en aquel tiempo mandó a un hechicero o mago italiano al frente de una expedición  para que conjurara al monstruo y así apoderarse de todos los tesoros que encontrara. Nada más entrar y ver al monstruo, el mago hechicero salió corriendo y no se supo nada más de él.

Mi bisabuela no dejaba ir a mi abuela con sus hermanas al monte de Peñacastillo para que no entraran a la cueva

 

LOS  SIETE  HERMANOS      

Hace muchos años,en el río Miera entraron navegando en un barco siete hermanos. Bajaron del barco y arribaron a una tierra que les gustó mucho para vivir. Decidieron quedarse y pensaron en ponerle un nombre. Como eran siete hermanos decidieron llamarlo Septién.

De esta leyenda viene el nombre de mi pueblo llamado Setién (localidad del municipio cántabro de Marina de Cudeyo, que es donde está nuestro colegio).

LA CRUZ DE SOMARRIBA

Existe una leyenda que tiene como punto de partida Agüero y acaba en Somarriba.

Según la leyenda el origen de la libertad y la nobleza de las gentes trasmeranas se debió a una concesión hecha a un miembro de la familia Agüero. El rey en agradecimiento a los servicios prestados le concedió al tal Agüero el privilegio de hacer noble toda aquella tierra que pudiera recorrer en sólo una jornada a lomos de su caballo ( en otras versiones burra).

Dicen que el caballo anduvo todo el día y llegó hasta el pueblo de Pámanes donde ya no pudo continuar más y murió. Los habitantes de Somarriba contrariados porque quedaban en peor situación que sus vecinos arrastraron el caballo- o la burra-  hasta donde está enclavada la cruz de Somarriba.

De esta forma consiguieron que aquel lugar fuera el límite concedido por el rey y por eso a los de Pámanes se les llama “arrastrados”.

LA    VIRGEN   DE   MUSLERA

En el pueblo de Pontejos había una finca que se llamaba Muslera en la cual había una capilla con una virgen muy querida por sus habitantes, pero los vecinos de Pontejos que tenían fama de bebedores la vendieron a Guarnizo por unos barriles de vino.

Cuentan que una noche se vió una luz en mitad de la ría; fueron a ver y vieron que era la virgen que se volvía y así ocurrió dos veces más hasta que por fin se quedó en Guarnizo.

Los de Pontejos  después de beberse el vino se arrepintieron de haber vendido la imagen

Y fueron a robarla. Por el camino de vuelta se les cayó la virgen a la ría y fue nadando hasta Guarnizo.